info@veratya.com | +34 914 320 779
01
MAR
2019

“Interim Management o el paradigma de la eficacia”

Experiencia, conocimiento, madurez, objetividad, especialización, adaptabilidad, liderazgo, responsabilidad, eficacia, son atributos propios de los interim managers o directivos en transición. Se trata de personas muy especiales, auténticos solucionadores con una capacidad de gestión y liderazgo fuera de lo común. Ellos son los paladines de un nuevo Management protagonizado por hombres y mujeres con unas cualidades extraordinarias.

Ser interim manager requiere tener grandes aptitudes, experiencia y alto nivel de especialización, además de una actitud resiliente,  conciliadora y valiente a prueba de conflictos; Este conjunto de cualidades constituye lo que podríamos denominar “espíritu interim”, tan codiciado como escaso y valorado.

Es importante distinguir entre los profesionales que han ocupado posiciones directivas tradicionales y acuden al Interim Management como una tabla de salvación, cumplida la cincuentena, y las personas que disfrutan dirigiendo en modo Interim, lo que supone no solo una forma de vida, también una forma de verla y afrontar los retos con proactividad y pragmatismo. Lejos de ver el Interim Management como un estado de riesgo o incertidumbre, los directivos con espíritu interim, disfrutan de su propia interinidad. Curtidos en mil batallas, los interim managers gozan de visión estratégica y capacidad operativa para modelar la incertidumbre, transformándola en activos a favor de la organización que deposita su confianza en ellos. Los Navy Seals tienen un lema que encaja perfectamente con la personalidad de los interim managers “El único día fácil fue ayer”. He conocido muchos interim managers en los últimos años, aunque a pocos podría atribuirles el mencionado espíritu interim; Los auténticos son personas con una disposición y capacidad extraordinaria para afrontar nuevos retos cada día de su carrera profesional. Aunque es el sector privado donde existe mayor demanda de Interim Management, está empezando a surgir cierta tendencia favorable en el sector público y en organizaciones como fundaciones y asociaciones, vinculando el servicio con la dirección de proyectos.

Los interim managers se integran en las organizaciones para llevar a cabo una misión concreta, la ejecutan, dejan el proyecto en marcha y se disponen para iniciar la siguiente misión, puede que sea en otro país, quizás en otro sector y en diferentes circunstancias (normalmente adversas), pero siempre estará relacionada con sus especialidades y cualidades personales, y por ello habrá sido seleccionado/a.

Existen varias modalidades de Interim Management, aplicables a diferentes casos y circunstancias en las que esta modalidad directiva aporta un gran valor. Las empresas especializadas en esta actividad, auténticos centros de talento, son las más preparadas y recomendables para contratar estos servicios. En este punto, es necesario destacar la gran diferencia que existe entre las empresas de Interim Management, y las que han incorporado esta modalidad directiva a su catálogo de servicios, como uno más, por ser una tendencia al alza. La seguridad y garantías que ofrecen las empresas especializadas, tanto a los interim managers como a las organizaciones contratantes, es muy superior a la que ofrecen el resto de empresas no especializadas en Interim Management, que no es consultoría, ni gestión de recursos humanos (obsoleta y denigrante expresión), ni trabajo temporal, tampoco recruitment, es Interim Management, la nueva forma de dirigir y gestionar proyectos, consolidada desde hace décadas en los países anglosajones y en buena parte de Europa. Se trata, en definitiva, de un servicio de alto valor añadido que refuerza la estructura gerencial con un propósito de cambio estratégico, aportando talento, flexibilidad y agilidad.

El Interim Management está creciendo en España, en la medida que su tejido empresarial se adapta a nuevos modelos organizacionales, más flexibles y capaces de competir en mercados internacionales. Por su parte, la rigidez laboral es un lastre que impide el crecimiento y la dinamización de la economía, y el Interim Management es una herramienta de alto valor estratégico que cada día crecerá más. Son las empresas especializadas en esta modalidad directiva las que deben aportar soluciones de última generación, gestionando el valioso talento senior, poniéndose a la cabeza de la transformación digital, aportando herramientas y soluciones tecnológicas que incrementen el valor y la eficiencia del Management.

 

Tomás González Caballero

Consultor en marketing estratégico, comunicación corporativa y branding.

Director de la Asociación Data Economy España.

Madrid, marzo de 2019

Copyright © 2019 Tomás González Caballero

Sobre el autor
Gabinete de comunicación.

Dejar un comentario

*

captcha *